Historia

 

Nace en medio de la selva maya llevando consigo hasta le fecha un apellido maya muy importante, donde una familia que lleva por nombre Dolores Canché y Romalda. Fundaron el lugar en la época de la guerra de castas el 5 de octubre de 1911.

 

Así la familia Canché fue creciendo la cual habitaron en la población de Hunukú (Un Solo Dios). Según relata el nohoch mac (antiguo maya) Teodocio Kauil Cohuo. Y desde entonces hasta la fecha el cenote lleva el nombre de X-Canché, uno de los apellidos representativos y con gran significación entre los mayas.

 

Los mayas le dieron nombre  de dzonot a las formaciones o cavidades donde se depositaba el agua que se infiltraba por el suelo y que los españoles pronunciaron cenote y dada su importancia, muchos de los pueblos de la península llevan en su nombre la palabra dzonot (Chiquindzonot, Dzonotchel, entre otros.) 

 

Los cenotes, además de servir como fuente de agua, era lugar venerado, al igual que las grutas, por creerse que eran la entrada al infamando. En estos espacios naturales se realizaban y se siguen realizando diversas ceremonias y ofrendas.

 

Siendo el agua un elemento vital para la existencia humana,  desde tiempos antiguos, la gente prefería los lugares con fuentes naturales de agua y la existencia de gran cantidad de cenotes fue un factor fundamental para el poblamiento permanente de la península de Yucatán.

 

En Ek Balam, fue fundamental la existencia de dos cenotes, uno al poniente y otro al oriente, el llamado X-Canche, para que fuera fundada en medio de ellos y se construyeron sak be’oob (camino blanco) para tener un mejor y mas rápido acceso a los cenotes. Y con ello la ciudad de Ek Balam tuvo un desarrollo y crecimiento en todas direcciones logrando ser una de las ciudades más importantes en la zona junto con Chichen Itzá.